viernes, 18 de enero de 2008

Oda a Lenin




















Por: Pablo Neruda

VIII
Lenin, gracias te damos los lejanos.

Desde entonces, desde tus decisiones
desde tus pasos rápidos y tus rápidos ojos
no están los pueblos solos
en la lucha por la alegría.
La inmensa patria dura,
la que aguantó el asedio,
la guerra, la amenaza,
es torre inquebrantable.
Ya no pueden matarla.
Y así viven los hombres
otra vida,
y comen otro pan
con esperanza,
porque en el centro de la tierra existe
la hija de Lenin, clara y decisiva.

IX
Gracias, Lenin,
por la energía y la enseñanza,
gracias por la firmeza,
gracias por Leningrado y las estepas,
gracias por las batallas y por la paz,
gracias por el trigo infinito,
gracias por las escuelas,
gracias por tus pequeños
titánicos soldados,
gracias por este aire que respiro en tu tierra,
que no parece otro aire:
es espacio fragante,
es electricidad de enérgicas montañas.

Gracias, Lenin,
por el aire y el pan y la esperanza.

1 comentario:

musca dijo...

oh, recuerdo el discurso tareas d las juventudes comunistas, lo utilze una vez para hacer un ensayo sobre globalización alternativa
saludos buen blog , ambos